Mi Verdad Sobre El Alargamiento De Pene

By | May 23, 2017

Escrito por: Marta

Hola! Me llamo Marta y he creado este blog junto a mi novio para contaros mi historia sobre como agrandó su pene. En este post he querido ser yo la que cuente la historia. Yo sé de primera mano los problemas que te ocasionan tener un pene pequeño y agrandarlo puede parecer un objetivo imposible pero él logró conseguirlo y compartiré contigo como logró agrandar el tamaño de su pene.

¿Importa el tamaño del pene? ¿Realidad o ficción? Más bien experiencia… Esta no es una de las historias que una vaya contando por ahí, pero me parecía interesante contar mi historia para que aquellos que la lean y tengan el mismo problema, y me refiero tanto a hombres como a mujeres, no se sientan mal y sepan que… ¡Todo tiene solución! Menos mal…

Antes de contaros mi historia, os he de decir que el tamaño del pene no es un problema mientras se pueda agrandar. Creo que cuando te falta algo y hay medios para conseguirlo lo normal es hacerlo ¿No vamos a los restaurantes que nos gustan? Cuando hay opciones hay esperanza.

El deseo y las ganas no son suficientes si el pene es pequeño

Empecé a salir con mi mejor amigo, imaginaros, era feliz, pero además era increíble lo cachonda que me ponía con solo mirarle. Estábamos en un pueblo muy bonito en la montaña, y dando un paseo por el bosque (un momento muy, pero que muy íntimo) nos entró un ataque de pasión. Al ser el primer día que realmente éramos algo más que amigos aquello explotó. Y tuve que tocársela para luego tener que disimular mi cara de sorpresa. Ahí pensé que se terminaba todo y que me pillaba, porque conocía muy bien la mayoría de mis expresiones, pero una sonrisa a tiempo y que un hombre no piensa demasiado las cosas cuando se la estás tocando, me ayudaron a disimular.

Mi chico no fue capaz de satisfacerme

La primera vez que le tuve desnudo en mi cama, tenía ganas de verla, para ver si mi mano estaba atrofiada por un segundo y es verdad que no era para tanto. Aun así me seguía poniendo increíblemente cachonda, de hecho me paré un momento, me alejé y le dije que tenía que guardar esa imagen para toda mi vida. No me considero una persona superficial, al contrario, pero aunque me encantaba su forma de ser y le conocía de sobra, su cuerpo me volvía loca. Tan cachonda me ponía que pensaba que el tamaño de su pene no iba a ser un problema. Imaginaros, conocer a una persona estupendamente y de repente ver que el pene no concuerda con el resto de su anatomía ni con el atractivo de su forma de ser, un cuadro.

Él lo intentó todo, incluso leía artículos sobre ejercicios para conseguir un pene más robusto, y es cierto que algo mejoró, y que con confianza y práctica, el pene es un músculo con memoria y crece, pero no era suficiente. Yo lo sentí mucho por él, y eso que a mí tampoco me gustan las pollas excesivamente grandes, pero no estaba satisfecha; bueno ni yo ni nadie podría estar contenta con eso, pero desde luego me seguía volviendo loca, y había que solucionar el problema sexual que su pene nos causaba. Así que pasamos de remedios a soluciones.

El cambio que su pene necesitaba: El trío milagroso

No voy a mentir, fue muy extraño plantearnos usar algún tipo de alargador de pene. Investigamos bastante. Esto nos llevó a los tratamientos con bombas. Tampoco quería que el pobre se sometiese a un chute hormonal o algo así, esos tratamientos son muy peligrosos y en cuanto los dejas todo vuelve a estar del mismo tamaño; así que dimos con la que fue nuestro milagro sexual, una bomba conocida como el Bathmate. Finalmente nos quedamos con este tratamiento porque está hecho de es 100% seguro. Dos meses después el cambio fue notable, me gustaba mucho sentir la diferencia, me volvía loca notar los resultados de una forma práctica.

Al tercer mes aluciné, porque el cambio de repente fue sofocante, y entonces me confesó que no solo haciendo el Bathmate. Resulta que al segundo mes él quería empezar a notar más el tamaño al ver que yo estaba tan contenta, con lo que empezó a utilizar sin que yo lo supiera Jes Extender a la vez que seguía con el Bathmate. Este segundo método es un alargador de pene que llevaba puesto de diario. La verdad, fue muy cuidadoso para que yo no me diera cuenta y sorprenderme. Parece ser que se había informado y aplicando estos dos métodos a la vez el crecimiento es mucho más efectivo, y puedo jurar que lo fue. ¡Madre mía! Sí que lo fue.

Además de notar como su polla crecía, estaba como desatado y mucho más motivado. Cuando empezó el tratamiento ya habíamos leído que el Bathmate conseguía agrandar el pene y además mejoraba las erecciones, pero esto, de verdad, fue alucinante. Si antes ya era una locura salir a la calle porque podíamos perder el control en cualquier momento, desde que empezó a seguir este tratamiento era irrefrenable. Su locura también se me contagió a mí.

Conclusión

El tamaño importa, pero sobre todo importa estar bien, comunicarse y tratar el tema sin problemas, son cosas que pasan y son solucionables. Desde luego ojalá hubiésemos empezado antes a buscar algo para nuestro problema. Tal y como empezaba este post lo voy a terminar: Hombres, mujeres, parejas, perseguir el sexo que queréis, disfrutar y no tengáis miedo a poner solución a problemas como el tamaño cuando en realidad es tan fácil como tomar una pastilla al día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *