Tratamiento Alternativo Para La Disfunción Erectil

By | November 28, 2016

Cialis, Levitra y Viagra son algunas opciones que la gente toma para combatir la disfunción eréctil, pero eso es para los casos en que la disfunción eréctil tiene una causa física. Además, estas pastillas son para personas que no han probado la ruta natural para curarse y simplemente quieren tomarse una pastilla para tener sexo rápido.

Si bien puede parecer conveniente, tomar estas pastillas tiene su larga lista de peligros, que hemos mencionado en el capítulo anterior. Además, tienes que tomar demasiadas precauciones, como no salir en las próximas horas después de tomarlas porque pudieras tener una erección no deseada. La disfunción eréctil, como hemos visto, puede ser causada por razones físicas o psicológicas. Y como también hemos abordado en capítulos anteriores, las causas físicas de la disfunción eréctil se pueden tratar de manera efectiva en cierta medida por los tres grandes fármacos disponibles en el mercado.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando la disfunción eréctil de un hombre no es causada por un problema físico per se? ¿Qué pasa si un hombre está pasando por el estrés de tener que cambiar de trabajo porque ha decidido cambiar de residencia? Hay tantas presiones que pueden preocupar a un hombre; no tener el valor de decirle a su pareja porque se siente demasiado avergonzado para compartirlo con algien.

El hombre también se puede estar comiendo los tipos incorrectos de alimentos, que finalmente le afectan para poder actuar correctamente en la cama. Cualquiera que sea la causa, el estrés y la ansiedad, con el tiempo afectan al hombre y comenzarán a manifestarse en formas pequeñas. La disfunción eréctil se hace evidente cuando el hombre no logra tener una erección casi el 50% de las veces que quiere hacer el amor con su pareja. Lo que hace que este tipo de disfunción eréctil difícil de tratar, es el hecho de que el hombre necesita estar abierto a recibir consejos y a obtener la ayuda necesaria para que pueda reanudar sus relaciones sexuales de manera normal. Si no es tratada, la frustración y la tensión sexual reprimida pueden desgastar una relación.

Especialmente una relación en la que la pareja no tiene conocimiento de lo que el hombre está sintiendo. Vamos a ver algunas formas más tradicionales de tratamiento que se han utilizado durante décadas y continúan siendo utilizados hoy en día.

Terapia dela bomba de vacío

El uso de esta bomba requiere paciencia y dedicación, pero es posible obtener los resultados deseados (erección). En un cilindro transparente, el hombre inserta su pene y mediante el uso de una bomba se fuerza el aire fuera del cilindro, creando un vacío alrededor de su pene que ayuda en la extracción de sangre en el tejido eréctil. Con una erección formada de esta manera, el hombre luego coloca un anillo particular, especialmente diseñado para este fin sobre la base de su eje con el fin de atrapar la sangre dentro de su pene. La bomba funciona, pero hay que tener paciencia. Hay que señalar sin embargo, que si se mantiene el vacío durante un período de tiempo prolongado, entonces el hombre puede sufrir contusiones en los genitales.

Terapia de Inyecciones

Esta es probablemente una de las opciones más dolorosas en la lista. La Terapia de Inyecciones es cuando el hombre debe inyectar químicos en su pene, para lograr un mejor flujo de sangre que le permiten tener una erección. En 1995, Caverject fue aprobado por la FDA como una de las primeras drogas inyectables. Otro medicamento que también se aprobó es la Papaverina. Ambos medicamentos se inyectan en el pene minutos antes de la relación sexual. La desventaja de estas dos soluciones es que causan erecciones terriblemente dolorosas y en casos raros, la erección sigue incluso después de la relación sexual. A menudo termina además necesitando atención médica. Y ni hablar de lo incómodo que puede ser tener que inyectarte una sustancia química en tu miembro antes de hacer el amor con tu pareja.

Cuando se inyecta el pene, los medicamentos requieren unos diez minutos para hacer efecto. Esta solución generalmente puede durar hasta una hora. Tanto la inyección como esperar que la erección se produzca, son bastante dolorosos y hace que esta opción sea una de las menos favorables para la disfunción eréctil.

Implantes de prótesis de pene

La cirugía en el pene a menudo significa que nunca serás capaz de tener una erección natural de nuevo. Es por ello que esta opción suele ser una de las últimas opciones en la lista para tratar la disfunción eréctil.

Si estás pensando por esto, significa que entiendes que el cirujano implantará en los cuerpos cavernosos de tu pene una prótesis de pene semi-firme que se hace de barras de silicona. Estas barras son flexibles y se doblan cuando surja la necesidad. También hay una bomba que se coloca en el escroto y se puede apretar, dando espacio para que se infle y desinfle. Podrás reanudar las relaciones sexuales ocho semanas después de la cirugía. Una vez que hayas tenido esta cirugía, es muy difícil volver a tu estado normal.

Este tipo de aparato funciona, pero el inconveniente principal es su incapacidad para poder ocultarse detrás de la ropa.

La cirugía es siempre un gran paso y debe ser pensado con la debida diligencia, seriedad y una cuidadosa deliberación.

Una vez que un hombre ha recibido toda la información que necesita acerca de la cirugía, entonces se puede proceder a sopesar cuidadosamente sus opciones y una vez hecho esto, puede proceder a someterse a la cirugía. Sin embargo, la cirugía es un proceso sumamente invasivo. Es mucho más sencillo usar los métodos naturales descritos en este libro para deshacerse de la disfunción eréctil de una manera saludable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *